info@diversionyaprendizaje.com

Cómo manejar las rabietas y las emociones de tus hijos.

Hola! En este artículo te contaremos todo sobre cómo manejar las rabietas de tus pequeños. La crianza de los hijos es un viaje emocionante y gratificante, pero también puede ser un desafío cuando se trata de lidiar con los berrinches y las emociones intensas de los niños. En estos momentos, es esencial que los padres comprendan las causas subyacentes detrás de estos estallidos de emoción. Puede ser el miedo, la ira, la frustración o cualquier otra cosa lo que desencadena estos episodios. Es importante recordar que los niños, a diferencia de los adultos, aún no tienen las habilidades para expresar sus sentimientos de manera verbal, por lo que recurren a las lágrimas, los gritos y las rabietas como medio de comunicación.

La clave para abordar los berrinches de manera efectiva radica en verlos como una reacción natural a situaciones que les resultan molestas o abrumadoras. Los niños aún están aprendiendo a comprender y regular sus emociones, y es nuestra responsabilidad como padres ayudarles en este proceso. Si cedemos ante los berrinches de manera constante, los niños pueden aprender que este comportamiento es una forma eficaz de conseguir lo que desean. Nuestro objetivo principal es enseñarles a manejar sus emociones y a comunicarse de manera más constructiva.

Para abordar los berrinches, es fundamental identificar las situaciones que suelen desencadenarlos. Reflexionar sobre lo que ocurrió justo antes de un berrinche puede arrojar luz sobre las causas subyacentes. Muchos niños experimentan berrinches recurrentes en respuesta a situaciones específicas, como la hora de hacer los deberes escolares o prepararse para ir a la cama. Una vez que comprendemos qué desencadena estos episodios emocionales, podemos elaborar un plan para evitarlos o minimizar su impacto. Esto podría incluir la introducción de pausas durante las tareas escolares o la creación de una rutina relajante antes de la hora de acostarse.

No solo debemos considerar lo que sucede antes de un berrinche, sino también cómo respondemos durante y después del episodio. Nuestra respuesta puede influir en la probabilidad de que se repitan los berrinches. Es importante mantener la calma durante el episodio y evitar ceder ante las demandas del niño como resultado del berrinche. Cuando los niños reciben atención por los berrinches, esto puede reforzar este comportamiento.

En cambio, centrémonos en reforzar los comportamientos positivos. Elogiemos y recompensemos a nuestros hijos cuando se comporten de manera adecuada, se calmen o enfrenten desafíos sin recurrir a un berrinche. Esto les brinda incentivos para desarrollar estrategias más efectivas para lidiar con sus emociones.

Además, enseñar a los niños a autorregularse es fundamental. Podemos elaborar una lista de técnicas de autocontrol, como la respiración lenta, contar hasta diez o practicar la atención plena, y compartirla con ellos. Brindarles herramientas para manejar sus emociones de manera saludable es una habilidad que les servirá a lo largo de toda su vida.

En este artículo, exploraremos a fondo estrategias y consejos para ayudar a los padres a navegar las aguas emocionales de sus hijos, fomentando la comprensión, la empatía y el aprendizaje efectivo de la autorregulación emocional. Con una guía amorosa y una comprensión profunda de las emociones de nuestros hijos, podemos ayudarles a crecer como individuos seguros y emocionalmente inteligentes.




Para lidiar con ellos de manera efectiva, es fundamental que los padres primero los comprendan. Los berrinches, también conocidos como rabietas o pataletas, pueden ser generados por una variedad de emociones, desde el miedo y la frustración hasta la ira y la decepción. Identificar la causa subyacente de un berrinche puede ser complicado, ya que los niños a menudo carecen de las habilidades verbales para expresar lo que sienten.

Es útil ver un berrinche como una respuesta inmadura a una situación que el niño no puede manejar de manera más madura. En lugar de expresar sus emociones o negociar sus deseos, el niño se siente abrumado por la intensidad de lo que siente en ese momento. Los berrinches pueden manifestarse de diversas maneras: llanto desgarrador, gritos ensordecedores, patear el suelo, golpear la pared o, en algunos casos, incluso la agresión física hacia los padres. Para el niño, esta explosión emocional a menudo resulta en obtener lo que quiere o evitar lo que no quiere, lo que refuerza este comportamiento.

Leer También:  Actividades Creativas para Estimular el Pensamiento Crítico en Preescolares

Es importante destacar que los berrinches no siempre son conscientemente premeditados o voluntarios por parte del niño. En muchos casos, son una respuesta aprendida a situaciones desafiantes. Sin embargo, esto no significa que los niños no tengan control sobre sus acciones; más bien, están luchando por encontrar una forma más madura de manejar sus emociones y deseos. La clave para ayudar a un niño propenso a los berrinches es guiarlo para que desaprenda esta respuesta y aprenda alternativas más saludables para enfrentar situaciones problemáticas.

Una vez que entendemos la naturaleza de los berrinches, podemos tomar medidas para abordarlos de manera constructiva. Esto implica identificar las situaciones que desencadenan los berrinches específicos de nuestros hijos. A menudo, los patrones se repiten, como las pataletas durante la hora de hacer los deberes o la resistencia a la hora de acostarse. Con esta información, podemos elaborar estrategias para prevenir o reducir la frecuencia de los berrinches, como incorporar descansos durante las tareas escolares o crear rutinas agradables antes de la hora de dormir.

Además, es fundamental mantener la calma y evitar ceder ante los berrinches. Cuando los niños reciben atención o gratificación por este comportamiento, se refuerza y se convierte en una táctica eficaz para obtener lo que desean. En cambio, debemos centrarnos en reforzar y elogiar los comportamientos positivos de nuestros hijos, lo que les proporcionará un incentivo para desarrollar estrategias más efectivas de comunicación y manejo de emociones.

Haz una evaluación:

Para manejar eficazmente los berrinches de un niño, es esencial llevar a cabo una evaluación cuidadosa de lo que desencadena estas explosiones emocionales. Los profesionales de la salud mental denominan a este proceso «evaluación funcional», que implica analizar detenidamente las situaciones de la vida cotidiana que parecen provocar los berrinches. Esto incluye examinar lo que ocurre justo antes, durante y después de un estallido emocional, ya que estos momentos pueden contribuir a la repetición de los berrinches.

En muchos casos, una observación cercana de los patrones de berrinches de un niño puede revelar problemas subyacentes que requieren atención. Estos problemas pueden variar desde experiencias traumáticas, abuso o negligencia, hasta trastornos de ansiedad social, TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad) o trastornos del aprendizaje. Cuando los niños continúan experimentando berrinches más allá de la edad en que son típicos, suele ser un síntoma de que están lidiando con una angustia que les resulta difícil de gestionar. Esta angustia se manifiesta especialmente en momentos que exigen autodisciplina, una habilidad que aún están desarrollando, como hacer la transición de una actividad placentera a una menos deseada.

Es interesante notar que la mayoría de los berrinches se producen en situaciones predecibles y restringidas, como cuando se les pide a los niños que realicen tareas, se preparen para ir a la cama o dejen de jugar. El factor desencadenante suele ser la demanda de realizar algo que no les gusta o interrumpir una actividad placentera. Este patrón es especialmente evidente en niños con TDAH, ya que las situaciones que no implican una estimulación constante y les exigen un mayor control sobre su actividad física pueden ser desencadenantes frecuentes de berrinches.

Uno de los objetivos principales de la evaluación funcional es identificar si es posible modificar o eliminar algunos de los factores desencadenantes de los berrinches para que sean menos problemáticos para el niño. Aunque no siempre podemos evitar ciertas situaciones, como la hora de hacer las tareas o ir a dormir, podemos cambiar la forma en que los padres y cuidadores abordan estas situaciones para reducir la probabilidad de un berrinche.

Leer También:  Crianza en la Era Digital: Estableciendo Límites Saludables para el Uso de Pantallas.

Es fundamental comprender que prevenir un berrinche no significa ceder a las demandas del niño; más bien, implica separar la reacción emocional del berrinche de otros problemas, como cumplir con las expectativas de los padres. Al reducir la probabilidad de un estallido emocional, también eliminamos la oportunidad de que se refuerce esta respuesta. Cuando los niños aprenden a manejar sus necesidades y deseos de manera más madura y efectiva, disminuyen la frecuencia de los berrinches, lo que a su vez refuerza comportamientos más adecuados y saludables en el futuro.

Comportamiento Aprendido y Cambios Positivos: 

El comportamiento de los niños, incluidas las rabietas, a menudo es influenciado por la forma en que los padres responden. Cuando los padres encuentran difícil tolerar los berrinches, especialmente en público, puede llevar a que los niños aprendan que los estallidos emocionales pueden ser una estrategia efectiva para obtener lo que desean. Esta conducta se convierte en una respuesta condicionada, incluso si el berrinche solo tiene éxito en ciertas ocasiones. El refuerzo intermitente, es decir, cuando el niño a veces logra lo que quiere a través de un berrinche, fortalece aún más esta conducta, llevándolos a repetirla en el futuro.

El objetivo de la evaluación funcional es identificar si es posible eliminar o modificar algunos de los factores desencadenantes de las rabietas, de modo que estas no sean tan problemáticas para el niño y se reduzcan en frecuencia e intensidad. Si bien no siempre es posible eliminar ciertas situaciones desencadenantes, como ponerse los zapatos o prepararse para la escuela, es posible cambiar la forma en que los padres y cuidadores manejan estas situaciones para reducir la probabilidad de una rabieta.

La anticipación y modificación de los desencadenantes es una estrategia esencial para facilitar la participación del niño en actividades que pueden resultar desafiantes para él. Por ejemplo, si una niña encuentra que las tareas son especialmente difíciles debido a problemas subyacentes relacionados con la atención, la organización o el aprendizaje, es posible que tenga estallidos emocionales justo antes de comenzar una tarea. En tales casos, los padres pueden trabajar en colaboración para hacer que las tareas sean más agradables para la niña, proporcionando pausas frecuentes, apoyo en áreas donde tiene dificultades, organización de su trabajo y división de las tareas en pasos más pequeños y manejables.

Otro objetivo importante es evaluar si las expectativas sobre el comportamiento del niño son adecuadas para su desarrollo, edad y nivel de madurez individual. Esta evaluación puede ayudar a determinar si se pueden hacer ajustes en el entorno para que sea más compatible con las habilidades del niño, fomentando así su desarrollo hacia la madurez emocional y conductual.

Es esencial que los padres comprendan dos aspectos importantes. En primer lugar, prevenir un berrinche antes de que ocurra no implica ceder a las demandas del niño; en cambio, implica separar la respuesta emocional no deseada del berrinche de otros problemas, como cumplir con las expectativas de los padres. En segundo lugar, al reducir la probabilidad de un berrinche, se elimina la oportunidad de que se refuerce esta respuesta. Cuando los niños aprenden a lidiar con sus necesidades, deseos y frustraciones de manera más madura, este proceso de aprendizaje refuerza conductas adecuadas y conduce a una disminución general de las rabietas en el futuro. Menos berrinches hoy pueden traducirse en menos berrinches en el futuro.

Cómo Abordar los Berrinches de Manera Efectiva: 

La forma en que los padres y cuidadores responden a los berrinches de sus hijos tiene un impacto significativo en la probabilidad de que estos comportamientos se repitan en el futuro. Existen diversos protocolos y enfoques específicos diseñados para ayudar a los padres a responder de manera coherente, con el objetivo de minimizar la frecuencia y la intensidad de los berrinches. Estos enfoques van desde el modelo fundamental de Ross Greene, llamado «Collaborative & Proactive Solutions» (Soluciones Colaborativas y Proactivas), hasta programas de capacitación paso a paso para padres, como la «Terapia de Interacción Padres-Hijos» (PCTI) y la capacitación en el manejo del comportamiento.

Leer También:  Construyendo la Autoestima: Actividades y Consejos para Fortalecer la Confianza de tu Hijo.

Un elemento común en todos estos enfoques es la importancia de que los padres eviten ceder ante la tentación de poner fin al berrinche al satisfacer las demandas inmediatas del niño. En el caso de los estallidos emocionales que no representan un peligro, el objetivo principal es ignorar el comportamiento, retirando completamente la atención de los padres. Se ha demostrado que incluso la atención negativa, como los regaños o los intentos de persuadir al niño para que se detenga, refuerza de manera positiva la conducta.

La clave radica en desviar la atención del comportamiento no deseado hacia conductas que se desean fomentar. Cuando un niño hace un esfuerzo por calmarse o, en lugar de tener un berrinche, obedece o propone un acuerdo, se debe proporcionar refuerzo positivo. Reforzar positivamente la obediencia y las respuestas adecuadas a la frustración ayuda a enseñar al niño habilidades de autorregulación. Dado que no es posible cumplir una orden y tener un berrinche al mismo tiempo, este enfoque ayuda a reducir simultáneamente la conducta desobediente y agresiva.

Es fundamental comprender que tratar de razonar con un niño durante un berrinche generalmente no es efectivo, ya que el niño suele estar emocionalmente abrumado. Es preferible alentar al niño a practicar la resolución de problemas cuando ambos, el niño y los padres, estén en un estado emocional más tranquilo y receptivo. En algunos casos, puede ser necesario enseñar al niño técnicas específicas para la resolución de problemas y cómo dividirlos en pasos manejables, especialmente si el niño es inmaduro o tiene dificultades en este tipo de pensamiento y comunicación.

En resumen, la forma en que los padres responden a los berrinches de sus hijos desempeña un papel crucial en la gestión de estos comportamientos. Mediante enfoques que enfatizan la consistencia, el refuerzo positivo de conductas deseables y la enseñanza de habilidades de autorregulación, es posible reducir la frecuencia de los berrinches y promover comportamientos más maduros y adecuados en los niños.

Modelando una Conducta Calmada y Efectiva: 

Además de responder adecuadamente a los berrinches, es crucial que los padres modelen el tipo de comportamiento calmado y negociación que desean que sus hijos aprendan. Como destaca el Dr. Dickstein, los padres también deben tomarse «tiempos fuera» cuando se sienten enojados o frustrados. Intentar resolver un problema o interactuar con el niño mientras se está molesto puede ser contraproducente, ya que el enojo puede afectar negativamente la capacidad de comunicación y el juicio de los padres.

Para comunicarse de manera efectiva con un niño, es fundamental mantener la calma y tener expectativas de conducta claras. Esto implica definir con precisión lo que se espera del niño en situaciones específicas. En lugar de decir: «Debes comportarte hoy», es más útil establecer expectativas concretas, como: «Durante la hora de la comida, esperamos que estés sentado, mantengas las manos quietas y utilices palabras positivas». Estas expectativas son observables y proporcionan al niño una comprensión clara de lo que se espera de él. Además, los padres pueden reforzar estos comportamientos con elogios y recompensas cuando el niño los cumple.

Tanto los padres como los niños necesitan desarrollar un conjunto de herramientas para autorregular sus emociones y comportamientos. Estas herramientas les ayudarán a calmarse y relajarse, ya que es difícil estar tranquilo y enojado al mismo tiempo. Existen numerosas técnicas disponibles, pero la respiración calmada es especialmente efectiva y accesible en cualquier momento.

En resumen, modelar un comportamiento tranquilo y positivo es esencial para enseñar a los niños cómo enfrentar situaciones desafiantes. Los padres que practican la autorregulación emocional, establecen expectativas claras y recompensan los comportamientos deseables contribuyen al desarrollo de habilidades valiosas en sus hijos para gestionar las emociones y comportarse de manera efectiva.

(Visited 6 times, 1 visits today)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *